La verdadera magia de la Reserva Pacaya Samiria

El área protegida más grande del Perú acoge en su extensión La Selva de los Espejos, un bosque inundado donde se respira la auténtica magia de la naturaleza.

La verdadera magia de la Reserva Pacaya Samiria se encuentra en la gran biodiversidad que acoge. De hecho, se dice de esta tierra que es uno de los rincones con mayor riqueza en vida silvestre de todo el Amazonas. El área protegida más grande del Perú y la cuarta de América del Sur ofrece una impresionante visión sobre la inmensidad de nuestra Madre Naturaleza.

Encontrar especies amazónicas en medio de la espesa selva puede parecer todo un reto al adentrarse en la Reserva Pacaya Samiria. Así como la fauna más diversa encuentra su hábitat en este bosque, también la vegetación más espesa se encuentra allá donde mires: altísimos árboles, setos y arbustos, plantas medicinales…

Con la ayuda de nuestros guías naturalistas, sin embargo, avistar especies originarias del Amazonas entre el follaje resulta toda una experiencia. Osos perezosos en su lento movimiento, guacamayos, caimanes, monos, reptiles… La vida toma, definitivamente, otra dimensión en este privilegiado destino.

La experiencia de visitar la reserva Pacaya Samiria se transforma, como se transforma su paisaje, con el cambio de estación. En la época de lluvias de la cordillera andina, aumenta el caudal de los ríos en todo el bosque y una parte importante de su superficie queda sumergida bajo las aguas oscuras.

Aparecen, durante la época de lluvias, lagunas negras que actúan como espejos, mostrándonos por partida doble el impresionante cielo amazónico. La única forma de acceder a la reserva en este tiempo es haciéndolo a bordo de una embarcación.

En temporada baja de lluvias, la flora y la fauna del Amazonas reaparecen, al retirarse las aguas de los ríos que habían crecido en la época anterior. Es momento de bajar del barco y explorar a pie los senderos naturales de la selva amazónica.

En cualquiera de los dos casos, la reserva Pacaya Samiria ofrece un sorprendente espectáculo natural. Golondrinas, tangaras y cientos de especies de aves cubren el cielo amazónico noche y día. Entre las lianas, los monos pasan de un árbol a otro, sin dejar de aullar. Los guías naturalistas facilitan, en todo momento, el avistamiento de esas especies exóticas.

El espectáculo que ofrece la selva en este magnífico rincón del planeta, sin embargo, va más allá de lo que pueden ver nuestros ojos. También cabe agudizar el oído para distinguir, de la corriente del río, el concierto que interpretan sapos, monos, insectos… Algunos viajeros cuentan que, en su aventura, han alcanzado a reconocer también cantos mágicos emitidos por los chamanes de la selva.

El paisaje se transforma también al caer la noche. Las constelaciones brillan más sobre el Amazonas. Su reflejo sobre el agua ofrece un panorama único. Al fijar nuestra mirada en el río, podremos vislumbrar los ojos de los temibles caimanes.

Todas las noches salen, desde nuestros cruceros, nuestros botes de expedición. Es momento de ver de cerca a los caimanes, boas y anacondas.

La Reserva Pacaya Samiria es, en definitiva, un paraíso de flora y fauna silvestre, toda una experiencia de descubrimiento. Entre sus árboles descubrimos la inmensidad del Amazonas, la inmensidad de nuestro planeta.

Abre mente y corazón, déjate llevar a una experiencia que te cambia la vida. Disponte a descubrir la verdadera biodiversidad de nuestro planeta. Pocas experiencias resultan tan inspiradoras.

Para acompañarte en ese viaje, ponemos a tu disposición nuestros cruceros por el Amazonas. Si tú también quieres ver el mundo desde la grandeza de la selva, consulta ahora nuestras próximas salidas y prepárate a descubrir a la auténtica Pachamama, la Madre Tierra.